Juan Ignacio Gutiérrez

“Yo desconfío del amor de un hombre a su amigo o a su bandera cuando no le veo esforzarse en comprender al enemigo o a la bandera hostil. Y he observado que, por lo menos, a nosotros los españoles nos es más fácil enardecernos por un dogma moral que abrir nuestro pecho a las exigencias de la veracidad”.

 José Ortega y Gasset. Meditaciones del Quijote

Acabamos de estar en el III Congreso de Profesionales de la Mediación que ha girado, sin que ninguno de nosotros lo supiéramos de antemano y sin que estuviera así expresado en su lema, en torno a dos cuestiones: la imparcialidad y la mediación on line. Y digo esto consciente de que se trata de una percepción muy personal, es decir, sospecho que es altamente probable que sólo me lo haya parecido a mi.

El asunto de la mediación on line lo voy a aparcar porque su protagonismo ha tenido más que ver con circunstancias ajenas a su contenido, de las que tendríamos que hablar, pero creo que no es éste el sitio apropiado. Y aunque considero vital que resolvamos, que marquemos sin contemplaciones (y perdón por la expresión tan poco conciliadora) cuales son las reglas del juego, aparcado queda.

La otra cuestión ha permeado, insisto, siempre en mi opinión, todo el congreso.

¿Qué dice el diccionario de la RAE sobre la  imparcialidad?:

¨Falta de designio anticipado o de prevención en favor o en contra de alguien o algo, que permite juzgar o proceder con rectitud.¨

Desde una posición ontológica está claro que no podemos ser imparciales. Ningún viviente podría serlo al estar contaminado por sus intereses particulares o por los de su grupo de pertenencia. tenemos un bagaje cultural, intelectual, social…, esa mochila de la que estamos siempre hablando que condiciona nuestras decisiones, que determina nuestras posiciones que, de alguna manera, es parte de nuestra definición, de nuestra manera de ver las cosas. Pero una cosa son las cuestiones de la hermenéutica, y otra muy distinta las de la práctica profesional.

¿Es que los mediadores no vamos entonces a poder proceder con rectitud? Y vuelvo al diccionario. Rectitud: ¨4. Recta razón o conocimiento práctico de lo que debemos hacer o decir.¨ 

Es mi intención sincera hacer autocrítica, no criticar a nadie; pero creo que no es de recibo oír en un congreso de profesionales de la mediación expresiones como: “ya quedó claro ayer que el mediador no puede ser imparcial”, “la policía tiene a toda la sociedad en contra” o “tenemos que evitar que los bancos sigan masacrando a las personas”. No creo que sea el foro adecuado para expresiones de ese tenor. 

Los mediadores seremos imparciales o no seremos, al menos no en el marco de la ley 5/2012 que tanto decimos haber estado esperando. Y no lo seremos porque los artículos 7 y 13 de esa ley dicen que los mediadores tendrán que ser imparciales, mas allá de que eso es lo que nos han enseñado todos nuestros profesores y es eso lo que dice en todos los manuales que utilizamos como referencia doctrinal.

Y no dudo de que las personas no podemos ser imparciales, pero los mediadores tenemos que serlo, a ver cómo lo hacemos. A lo mejor es una buena idea para debatir en el próximo congreso.

No quiero parecer decepcionado, y dejo constancia expresa de que en el congreso se han dicho cosas -casi todas- que me han parecido muy procedentes. Como exquisita pincelada me quedo con una cita de Gandhi utilizada en una de las ponencias: “Si quieres cambiar el mundo empieza por cambiarte a ti mismo” . Vamos a ponernos a ello, pero sin perder de vista cuales deberían ser nuestros principios que, en mi opinión, son los que aparecen en la tan ansiada ley de mediación civil y mercantil y que ya estaban, como acertadamente indicó otro de los ponentes, en la práctica y la práxis de los profesionales antes de su aparición. 

Y como algunos a mi edad nos volvemos proclives al abuso de las citas, me voy a permitir cerrar con un proverbio chino que, como diría un castizo, “viene al pelo”:

“Antes de empezar a cambiar el mundo, da tres vueltas por tu propia casa”.

Pues eso.


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *