Juan Ignacio Gutiérrez

Los juegos de azar en los que interviene o se intercambia una pequeña cantidad de dinero son una actividad normal para muchas personas que puede, en muchas ocasiones, resulta divertida, ayudarnos a pasar una velada agradable, favorecer vínculos sociales o, en ocasiones, facilitarnos la consecución de un premio inesperado.

El juego patológico o ludopatía es otra cosa. La característica definitoria de este trastorno es la incapacidad para abstenerse o dejar de jugar, el fracaso al intentarlo.

Como cualquier comportamiento de raíz patológica, se van a ver afectadas areas de nuestra vida como la económica, la familiar, la social y la laboral-educativa.

Existen evidencias de que los comportamientos de juego patológico activan los sistemas de recompensa de un modo análogo a los que se observan en el abuso de sustancias, y se producen comportamientos similares. El último manual diagnóstico publicado por la Asociación Psiquiátrica Americana (DSM-5 APA) detalla una serie de síntomas que sirven a los profesionales para caracterizar el juego perjudicial o patológico:

  • Necesidad de aumentar la magnitud o frecuencia de las apuestas para conseguir la excitación deseada.
  • Nerviosismo o irritación que aparece cuando se intenta reducir o abandonar el juego.
  • Fracaso en los intentos por reducirlo, abandonarlo o controlarlo.
  • Apuesta en situaciones de desasosiego (desamparo, culpabilidad, ansiedad, depresión,…).
  • Intentos de frecuentes de recuperar las pérdidas.
  • Miente para ocultar su grado de implicación en el juego.
  • Ha puesto en peligro o perdido una relación importante, empleo o carrera profesional o académica a causa del juego.
  • Cuenta con los demás para que le ayuden económicamente para aliviar situaciones financieras desesperadas provocadas por el juego.

Si observamos una relación intensa con el juego en la que aparezcan varios de estos síntomas, deberíamos plantearnos solicitar ayuda profesional.

Para saber más:


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *